Dios es inglés !

DIOS ES INGLES( I Parte)                                Concierto para Monserrate:(1997):                                                                                                                                               El Royal Albert Hall luce lleno de  público, en las primeras filas de la platea se ubican a niños especiales. El príncipe Andrés  en el palco real, representa al vórtice de Inglaterrra. Ahora sí hay comunión; todos van a ver a los Teseos, Heracles, Apolos, querubines y espíritus superiores de la reina de las artes: la música. Acá no existe la falsa humildad, nadie quiere elevar a nadie, sólo queremos sentirnos humanos a través de nuestros divinos (en su sentido mas esencial) adalides musicales; dedicado a la fibra más interna  de nuestra estructura   humana.

Son nuestros modernos sacerdotes, los músicos, los cuales han dejado las sotanas para hacer la liturgia en jeans, polos o sobrias túnicas. Nada de esa rimbonbancia barroca que blanden los consorcios eclesiásticos, con sus ritos anticuados y sus muy preocupantes logros en estos al menos 2000años. Para montarme sobre el tiempo adelantaré que el concierto fue simple y llanamente perfecto.Indescriptible como experiencia supra-musical. Nadie se preocupó de los errores en este rito elevado, porque Dios no comete errores en semejantes situaciones; ni siquiera a ningún ángel se le hubiese ocurrido rebelarse (Si Lux-fare hubiese escuchado a los Beatles en su ocasión habría postergado la acción de su rebeldía). El Concierto: Fluído como el agua de los ríos sin diques, sabroso como el aire limpio y puro, alimentante como el maná de una raza perfecta. No debo describir los elementos formales de la música que se esparció a la gnoósfera  aquella vez; debo cuidar la compostura. Solo recalcaré que el Concierto fué perfecto, para vindicar mas que reivindicar la palabra. En el terreno de los hechos, desfilaba ya una pléyade de artistas: los más encumbrados  de Inglaterra (¿tierra de ángeles?) y cuando casi se presagiaba el final del Concierto, un piano de cola, el sacerdote Mc Cartney en jean y polo, sí,”el corazón de Los Beatles”, el Salieri de Lennon para muchos, de quien se dijo “Por sólo el placer de verlo” en el estreno de “Rockshow”, se ubica frente al keyboard, tímidamente salen Mark Knoffler y más tímidamente Eric Clapton; sí,aquel de quien hace más de 30 años alguien escribió en el metro londinense:”Clapton es Dios”. Phil Collins en los drums. No hubo de entre los vivos físicamente, ni un músico de más ,ni uno de menos. Tras estos Heracles y similares, y prontos profetas absolutos, un coro de 50 cantantes negras de godspel,vestidas de blanco. Ante ellas la Orquesta Sinfónica de Londres;dirige nada más y nada menos que el patriarca musical del siglo XX y XXI: George Martin, aquel erudito musical que vió en los Beatles de los 60´s la quinta-esencia de la música, la siempre endiosable reina de las artes; fue él el auténtico quinto beatle( los “beat-less”, los desarritmados), quien los pulió con la dedicación de un Miguel Angel a su David, hasta hacerlos imperecederos, gigantes y luminosos como el Sol que habita en cada uno de nosotros, los humanos.                                                            

 Desde el cielo ( cualquiera fuese su composición o nuestra comprensión de él) Lennon aprobaría junto al buen George Harrison y Dante Alighieri el magno evento, sentados cómodamente en la nube 9. Iluminado Mc Cartney escoge la última parte del “Abbey Road”, sí, el álbum de los Beatles, cuando ya maestros de la Música muchos pensaban:”eso ya no es humano”. En la grabación en estudio no existe ningun error, en ningun ámbito, es por el contrario, una obra excelsa, cual Everest del alma. Mc Cartney dispara a partir de “Golden Slumberry” (aquella pieza dramática, desconcertante hasta para la propia estética encarnada) hasta “The End”, lo último que los Beatles graban juntos en vida. Si la obra en estudio ya es perfecta, imaginarse hacer más perfecto lo perfecto. Aquella hora se hizo la luz, se reivindicó la perfección ( lo digo una vez mas). De  esta Ceremonia de credo Universal, Ecuménica y aprehensible a nuestras esencias; aquel día Dios por ser Dios ha de haberse impactado de su creación mas alta: El hombre musical, armónico y angelicalizado;el que despierta a los otros hombres hacia la conciencia de la eternidad ( Good bye churchs)!!

 

  

 

  

                                                                   Ismael Leguía V.   
Anuncios

Acerca de ismaelleguia

Ingeniero industrial, valorólogo, 44. Enfoques holísticos e interdisciplinarios. Knowledge worker.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s